• Se reconoce como persona valiosa y se identifica con su cultura.
  • Desarrolla procesos autónomos de aprendizaje.
  • Comprende, aprecia y cultiva la dimensión espiritual del Carmelo y valora la religiosidad de su entorno.
  • Propicia la vida en democracia, reconoce sus derechos y responsabilidades, comprende procesos históricos y sociales de nuestro país y del mundo.
  • Practica una vida saludable para su bienestar, cuida su cuerpo, e interactúa con otras personas.
  • Aprecia manifestaciones artístico-culturales.
  • Se comunica en castellano y en inglés como lengua extranjera; además del quechua como idioma ancestral que debemos mantener vivo.
  • Indaga y comprende el mundo natural y artificial utilizando conocimientos científicos en diálogo con saberes locales.
  • Interpreta la realidad y toma decisiones a partir de conocimientos matemáticos que aporten a su contexto.
  • Gestiona proyectos de emprendimiento económico o social.
  • Aprovecha responsablemente las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).